Auriculares in-ear, ¿cómo se ponen y qué ventajas nos ofrecen?

Te enseñamos cómo usar auriculares in-ear y los distintos formatos

Cómo usar auriculares in-ear y sus accesorios
Esto son los accesorios que se incluye a la hora de usar auriculares in-ear

Es bastante habitual recibir quejas por parte de clientes, amigos, conocidos y “demases” en cuanto se han comprado (o les han regalado, o se les han materializado de la nada, o…) un par de auriculares de este tipo por primera vez, y es que, ¿realmente todos sabemos usar auriculares in-ear correctamente?

La cuestión es que los intra-auriculares (llamados popularmente in-ear, que vienen de las siglas en inglés de In-Ear Monitor) incluyen una gran cantidad de accesorios para la correcta inserción y colocación de los mismos, ya que el canal auditivo de cada persona tiene un tamaño y forma distinto, así que a cada uno nos van a encajar de una manera y si no se colocan bien van a sonar como las trompetas del juicio final desafinando más que un gallo deshidratado (cosa que ocurre en aproximadamente un 88% de los casos de primera inserción de un auricular de este tipo, estadística ofrecida por la Real Academia de las Estadísticas Imaginarias Maravillosas).

El caso es que es frecuente encontrarme con que me digan que los auriculares “sonaban a lata”, “es que no tienen bajos”, “¿dónde está ese maravilloso sonido del que me hablabas?” o “¿por qué me mientes así? ¿me odias? ¿qué he hecho para que me odies? ¿por qué las rosas tienen espinas?”, cuando en realidad el único problema que había es que a la hora de usar auriculares in ear se habían colocado de una forma tal que no estaban sellando adecuadamente y, por tanto, no estaban ofreciendo en absoluto el sonido real que puede dar, o lo que es lo mismo: aquí tenemos un problema de inserción incorrecta.

Veamos pues cómo podemos evitar esto, ¡vayamos todos felices y contentos en busca de la sabiduría!

 

Lo primero que hay que saber es identificar el tamaño correcto de la almohadilla para usar auriculares inear (u olvidas, “tips”, “cabezas”, puntas… llamadlo como queráis). Necesitamos que aísle bien, es decir, que no deje salir/entrar el sonido, y para esto no puede ser ni demasiado pequeña ni demasiado grande.

 

Inserción: Tamaño de las almohadillas

 

Una almohadilla demasiado pequeña va a quedar suelta, con mucho espacio dentro del oído, y a parte de con ello conseguir que se nos caiga con facilidad el auricular (¿cuántas veces hemos podido disfrutar de ese gran éxito musical titulado “es que siempre se me caen los auriculares”?; completamente inolvidable), también vamos a perder sonido a raudales: los bajos desaparecen, los medios suenan como si se escucharan a través de un viejo transistor de los años 20, los agudos parecen cuchillas afiladas de barbero acercándose peligrosamente a nuestros preciados oídos… una fiesta por todo lo alto, en resumidas cuentas. Es fácil identificar una almohadilla que queda demasiado pequeña tanto por el sonido que da como por la sensación de poca inserción y de que queda suelto.

Almohadillas para usar auriculares in-ear
Tipos de almohadillas para usar auriculares in-ear

Una almohadilla que nos quede demasiado grande, en cambio, producirá una sensación de dolor, o de calor excesivo en el oído, además de hacer probablemente que todo suene más “embotellado” o “emborronado”. También conseguirá igualmente que se caigan con más facilidad, al salirse poco a poco del oído por pura presión, por lo que estamos en las mismas que con una demasiado pequeña, pero al revés, ¿qué cosas, eh?. Puede ser más difícil identificar que estamos utilizando una almohadilla más grande de lo que toca, pero en algunos casos se puede notar incluso que se dobla sobre sí misma dentro del oído (a parte del dolor y de que vaya saliéndose, como decíamos).

 

Tipos de almohadillas

 

Aclarado este punto, hay que tener en cuenta también que hay diferentes tipos de almohadillas para usar auriculares IEM, y que esto también va a contribuir a un cambio en el sonido de los mismos. Con algunas se notará más (pasar de unas almohadillas de espuma a unas de silicona, o a unas de punta triple), con otras menos (almohadillas de silicona de diferentes tipos, o híbridos varios), pero el caso es que es uno de los factores más a tener en cuenta en el sonido de este tipo de auriculares.

Silicona:

almohadillas de silicona 01almohadillas de silicona 02almohadillas de silicona 03

Las almohadillas de silicona (las hay también de PVC) son con las que la mayoría de in-ear suelen venir acompañados por defecto. Pueden ser más o menos duras, estar realizadas en varios materiales (almohadillas híbridas de espuma y silicona, o diferentes tipos de goma), y en consecuencia dar unos resultados diferentes en cada caso. Por este motivo es difícil clasificar de una única forma el sonido que se obtiene con este tipo de almohadillas, ya que las posibilidades son muy variadas.

Las almohadillas de silicona de este tipo vienen en diferentes tamaños (normalmente 3 medidas diferentes, pero existen modelos con gran cantidad y variedad para intentar adaptarse mejor al oído del usuario), así como diferentes formas, ofreciendo también diferentes niveles de inserción y sellado.

Doble/triple cabezal:

almohadillas triple cabezal

Las almohadillas de doble o triple cabezal están pensadas para tener por lo general un tamaño único, ofreciendo diferentes niveles de inserción (y mayores, en la mayoría de los casos), según la cantidad de cabezales que puedan insertarse dentro del oído. De esta forma se consigue que un único accesorio pueda servir para (casi) cualquier usuario.

Este tipo de almohadillas para usar auriculares in-ear puede resultar intrusivo para algunas personas, al estar insertados de forma más profunda, aunque al mismo tiempo consiguen un sellado mejor y nos ayudan a evitar subir más el volumen para amortiguar el ruido externo, o molestar a alguien con nuestra música.

El sonido de este tipo de accesorios suele describirse como más directo y detallado, a grandes rasgos, aunque como todo, dependerá de cada auricular y de cada persona.

Espuma:

almohadillas espuma 01 almohadillas espuma 02 almohadillas espuma 03

Las almohadillas de espuma suelen ser en su mayoría de un único tamaño, ya que se amoldan a la dimensión y forma del oído interno (aunque algunos fabricantes como Shure ofrecen almohadillas de espuma de diferentes tamaños). Esto, sumado a la suavidad y acolchado que ofrece su construcción, ofrece una inserción mayor que en el caso de las siliconas de un único cabezal y un aislamiento superior.

Por norma general las almohadillas para usar auriculares in ear de este tipo ofrecen un sonido más cálido, “con más cuerpo” que se suele decir, lo cual para mucha gente resulta en un sonido más natural que con las siliconas, aunque también para muchos otros el resultado final es una pérdida de detalle en las frecuencias más altas, con un sonido algo más “apagado” o “emborronado”. Sin embargo, esto puede ser para muchos una salvación, al reducir sibilancias, sobre todoo para los que sean muy sensibles a los agudos.

 

 

Colocación de los auriculares

Otro de los puntos clave a la hora de conseguir comodidad y buen sonido con este tipo de auriculares es asegurarnos de que están bien colocados, y seguros en nuestras orejas.

Nos encontramos con tres formas:

Formas de usar auriculares in-ear
Cómo colocarse y usar auriculares in-ear

Colocarse los auriculares con el cable directamente hacia abajo (derecha de la imagen), que suele ser la forma típica en la que se colocan unos auriculares. Muchos in-ear están pensados a propósito para ser llevados así y no hay ningún problema, pero este tipo de colocación es el que más microfonías puede colar a través del rozamiento del cable con la ropa y demás, al mismo tiempo que mete más presión al auricular porque el peso del mismo queda completamente suelto y recae en la unión del cable con la cápsula, con lo que es más fácil que se salga de las orejas o que pierda el sellado mientras nos movemos.

También es la posición con la que resulta más fácil que se produzcan enganches o tirones.

Colocarse los auriculares con el cable por encima de la oreja (en el centro de la imagen) soluciona en gran medida estos problemas: el peso del cable ya no recae en el auricular sino que está apoyado en las orejas, y así se mantiene mejor el sellado y colocación a la vez que se reduce la separación del cable con el resto del cuerpo, menguando de esta forma la posibilidad de enganches y tirones. Para la gente que utiliza gafas puede resultar algo más molesto, aunque una vez más esto es algo personal y que por supuesto también depende de cada auricular en concreto.

La mejor manera de conseguir esta colocación es pasar el cable primero por la parte trasera de la oreja y a continuación insertar el auricular.

Colocar el cable en la espalda (izquierda de la imagen) es similar al método anterior, pero deja que el cable pasé por detrás y se ajuste a la parte posterior de la cabeza. Es el mejor método para usar auriculares in ear mientras se realizan actividades físicas exigentes (ideal para deportistas), ya que asegura con mayor seguridad que los auriculares no se van a mover del sitio y permanecerán bien colocados, manteniendo su posición y sellado.

 

Hay que tener claro que no todos los in-ear pueden colocarse de todas las formas, debido a su forma, cable, mayor o menor grado de inserción, etc, por lo que una vez más toca experimentar. Lo mejor, como siempre, es probar por uno mismo todo lo posible hasta encontrar aquello con lo que se está más cómodo.

 

 

¡Y eso es todo!

¡Espero que esta entrada os haya ayudado a tener más claro la importancia de elegir unas almohadillas adecuadas a nuestros oídos y la colocación e inserción para usar auriculares IEM, así como que os haya enseñado cómo hacerlo a todos aquellos que no lo sabíais!

Ahora, si me disculpáis, voy a seguir el ejemplo de experimentación de alto nivel que me he encontrado por los internetes para descubrir sus misteriosos entresijos:

 

expermentos sonoros maravillosos

 

¡Nos vemos en el próximo artículo …si sobrevivo!

About the author

Miguel Ángel

View all posts

13 Comments

  • Excelente explicación. Muy clarificadora, pero no lo bastante. Verá: Utilizo unos in-ear marca Sennhiser CX 3.00 (seguro que no se escribe así, pero, por favor, considérelo debidamente corregido) que suenan muy bien, pero debo llevarlos mal colocados porque que si quiero escuchar tonos más graves he de ir por la calle constantemente sonriendo como un idiota o forzar constantemente su inserción. Si usted conoce estos auriculares, habrá visto que tienen una forma ligeramente curvada. Seguro que es así por algo; sólo puedo pensar que los llevo mal puestos. He probado todas las almohadillas y prefiero las grandes, y el sonido mejora con el cable por detrás de la oreja, pero aún así… ¿Cómo ponerlos correctamente para obtener graves más potentes sin tener que hacer “eso”? Muchas gracias. Un saludo.

    • ¡Hola Alberto!

      Tiene toda la pinta de que, efectivamente, incluso las almohadillas más grandes que vienen con los CX300 no te son suficientes, o bien que no los estás insertando lo suficiente.

      Prueba primero si con las almohadillas de tamaño intermedio puedes insertarlos de forma un poco más profunda y así se quedan mejor en las orejas (ofreciendo sellado sin que tengas que estar haciendo “eso”), sin miedo de meterlos dentro de la oreja, pero sin pasarse tampoco, ya que son de inserción superficial.

      Si eso no soluciona nada, entonces prueba lo mismo con las grandes (cosa que supongo que ya habrás hecho, pero por si acaso te lo escribo, hay que descartar todas las posibilidades), y si con ninguna de las dos consigues mejoría alguna, entonces sí, efectivamente no te sirve ninguna de las almohadillas que vienen con los auriculares.

      En ese caso habría que comprar unas extra, pero dado el precio de los CX300 (y que tampoco son precisamente ninguna maravilla, seamos sinceros), posiblemente te salga más a cuenta comprarte otros auriculares distintos, como unos Piston V2, antes que comprar almohadillas extra.

      ¡Un saludo!

  • Buenos días.

    Pues si, con unas almohadillas de triple cabezal la cosa mejora un poco, pero sigo lejos de conseguir unos graves que me martilleen el cráneo hasta hacer que se me caigan los dientes (o lo que más se acerque). Incluso probé con otra fuente de sonido, tanto en hardware como en software, con idéntico resultado. Usted cita los Piston V2, me gustan y estoy convencido para pedirlos, pero veo que la clavija tiene varios “polos”, entiendo que es por el mando que incorpora el cable… En la calle los usaré con el móvil, ¿Funcionarían en un Samsung Galaxy S3?

    Muchas gracias.

    • ¡Buenas!

      Con los Piston V2 la cosa debería cambiar, exactamente, aunque si quieres auriculares con todavía más graves tienes los SoundMAGIC E10 por ejemplo, o los TTPOD T1E Bass.

      La clavija de los Piston V2 con varios conectores es por el micrófono que viene incorporado, efectivamente, y su botonera debería funcionar con el Galaxy S3 bien, pero no lo sé seguro ya que no he podido probarlo.

  • Hola.
    Muy bueno el artículo. Lo he encontrado buscando características de almohadillas porque no consigo escuchar mi propia voz por los auriculares, ya que mi voz dentro de mi cabeza me tapa.

    Tengo unos sure se425 y canto en un grupo con varios cantantes simultaneamente mas la música y claquetas.
    Pero al cantar yo me oigo embotado, embotado en mi cabeza y a los demás los oigo de coña….
    He probado los de silicona y ahora los de gomaespuma amarilla. Pero igual. Puedes aconsejarme alguna solución??
    Muchas gracias

    • ¡Hola Mikel!

      La verdad es que la solución no la veo fácil, ya que supuestamente los Shure aíslan muy bien y no deberías oír tanto a tus compañeros. Yo cuando canto con auriculares puestos la verdad es que tampoco me sé escuchar bien, luego cuando he oído alguna grabación me he quedado con cosas que no me daba cuenta que hacía, o visto que algunas son distintas a lo que pensaba, etc, por lo que siendo varios cantantes a la vez la cosa debe ser superlativa.

      Tal vez podríamos mirar sobre el rango en el que cantas (¿bajo, barítono o tenor?) y centrarnos en unos auriculares de monitoreo que resalten esas frecuencias sobre el resto (aunque si no eres el único con ese rango/todos cantáis sobre el mismo o cercano, la cosa se complicaría).

      Otra opción sería probar unos Westone a ver si su forma y almohadillas te sellan mejor y así consigues mejor aislamiento, pero lo dicho, me extraña que con unos Shure, y más si has probado todos los tamaños y tipos de almohadillas que te venían con él, tengas problemas de aislamiento. ¿Tal vez necesites unas tri-flange?

      Todo esto entendiendo, claro, que el problema sea de aislamiento por estar cantando todos juntos en una misma habitación, y no que estéis todos conectados a un mezclador y se transmita el sonido de todas las voces a todos los auriculares a la vez.

      En fin, que estoy dando un poco palos de ciego, si necesitas más ayuda o quieres aclarar más cuál es el problema en concreto puedes contestarme a este mensaje o pedirme que te envíe un correo a la dirección que has utilizado para el comentario.

      ¡Un saludo, y ojalá te haya servido de ayuda!

      • Hola
        Lo primero ante todo pedir disculpas, tras escribir el mensaje perdí de vista la página y con el tiempo ni me acordé, ahora buscando solucuones al mismo problema he vuelto a encontrar mi mensaje y viendo tu respuesta la verdad me avergüenza no haber seguido la estela del hilo.

        Daré mas datos almenos para que si alguien por casualidad encuentra este hilo le sirva de ayuda o de consuelo más bien, pues no lo he solucionado aun.

        Como decía canto en un cuarteto, contratenor/tenor/baritono (yo) y bajo. Cantamos a capella mayormente y acompañados de música en ocasiones.

        El primer error que veo es que los cuatro escuchamos la misma señal oor los auriculares, con lo que no pyedo subir sólo mi voz.

        Lo segundo que ocurre es que tengo que ponerme un volumen ensordecedor para poder escucharme por encima de lo que oigo mi voz por dentro. Por dentro me refiero a como se oiría una persona si se tapa los oídos con los dedos.

        El técnico de sonido me aconsejó hacerle unas estrías a las esponjas amarillas para quitar presión, de este modo no sellan tanto y escucho menos mi voz rebotando en el craneo, escucho mas mi voz salir por los airuculares peeeeero mi voz la oigo como dentro de una lata mientras que la de los demás las oigo estupendas.
        Es molesto no acertar con los airiculares, si los uso para escuchar, sin cantar yo, la caludad es estupenda pero al cantar yo mismo suenocomo digo, dentro de una lata.

        Podría darse el caso de ser yo mismo el problema jajaja que cante de culo pero podemos descartarlo pues al cantar en el estudio con unls auriculares sony de los que cubren por completo las orejas no tengo para nada esas sensaciones aunque dejemos una ventana abierta a que cante mal jajaja

  • llegue tres años tarde a comentar pero me parece muy buena la explicación solo tengo una pregunta, en mi caso uso los audífonos AKG que vienen con el celular note8, pero para las llamadas me desespera mucho escucharme o es decir el eco que hace mi voz con la presión de las gomas. es normal? o soy yo y necesito revisarme.

    un saludo! y debo aceptar que me rei bastante con los chistes de este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *