Comparativa de reproductores – Segunda parte: Hidizs AP100, iBasso DX90, FiiO X5

Comparativa
Comparativa de reproductores

Comparativa de reproductores – Segunda parte

¡Muy buenas de nuevo!

Aquí está la segunda parte de la comparativa, un duelo propio de los más rudos spaghetti westerns. Ahora le toca el turno a los hermanos mayores iBasso DX90 y FiiO X5, los cuales vendrán acompañados por el neófito Hidizs AP100. Como ya dije en la anterior entrada, muchos de vosotros ya estaréis familiarizados con todo lo que ofrecen estas pequeñas grandes obras de la ingeniería sónica, mientras que otros estaréis deseando saber información sobre el recién llegado al barrio, y sin embargo otros llegarán buscando esa tabla de madera sobre la que apoyarse tras un naufragio al haberse zambullido de lleno en el mar de posibilidades que es el mundo del audio. En cualquier caso, a vosotros una vez más va dedicado el asunto, ¡así que a disfrutar de la lectura se ha dicho!

Una vez más, explicaré lo mejor posible las características de cada reproductor, así como los pros y contras de cada uno de ellos y por supuesto, las diferencias que he podido captar entre el sonido que dan estos tres cacharrines. Al igual que en la anterior ocasión, estas pruebas se han realizando igualando lo máximo posible el volumen entre aparatos con un sonómetro, utilizando archivos .FLAC para la reproducción de pistas y probando con los siguientes auriculares:

  • SoundMagic HP200
  • Focal Spirit Professional
  • Hifiman RE-400
  • VSonic VC1000

Y las canciones utilizadas para la prueba vuelven a ser las mismas que en la anterior entrada:

  • Alice Cooper – Alma Mater
  • Beethoven – Sonata Claro de Luna, 3º Movimiento
  • Depeche Mode – Enjoy the Silence
  • Dire Straits – Money for Nothing
  • Hirofumi Murasaki – Salsa de Pepperouchau -Fiesta de los Amigos-
  • Justice – Genesis
  • Midnight Juggernauts – Lara Versus the Savage Pack
  • Patricia Barber – The Moon
  • Queen – The Prophet’s Song
  • Stevie Wonder – Superstition
  • The Coral – Dreaming of You

¡En marcha pues!

Hidizs AP100

Comparativa

Construcción y presentación

El Hidizs AP100 es el reproductor más reciente de entre todos los que componen esta comparativa, y es además el primer reproductor que ha lanzado la compañía. Mide 107 mm. de alto, 65 de ancho y unos 16 de grosor, mientras que el peso ronda los 140 g. El cuerpo está fabricado en una aleación de magnesio, y tiene un tacto frío y muy suave, resulta muy agradable en las manos, menos “áspero” que los reproductores de los que hemos hablado, pero también algo más resbaladizo.

Los botones parecen también realizados de la misma aleación o similar, lo que da la sensación de que pueden durar toda la vida, como en general pasa con el reproductor mientras lo sostienes. En general transmite también esa impresión de estar construído como un tanque que ocurre con el X3, al estar realizado también de una única pieza, pero en este caso diría que va un paso más allá, con unas juntas que tienen un acabado excelente.

Lo único que no transmite la misma sensación de quasinvulneravilidad son los conectores para la salida de auriculares y de línea que hay en la parte superior, los de los iBasso y los FiiO me parecen superiores, más sólidos, y también mejor soldados en la carcasa.

Comparativa Comparativa

Acompañan al reproductor los protectores de pantalla de rigor, tarjeta de garantía, manuales, un paño de tela para limpiar la pantalla, lo cual está requetebién, el siempre presente cable microUSB y su fiel compañero el adaptador para salida coaxial y, además, un cable jack 3’5 a jack 3’5 para conectarlo a, por ejemplo, un amplificador.

Se echa en falta, no obstante, algún tipo de funda o bolsa de transporte como ocurría con los anteriores, ya que por muy sólido que parezca el bichejo siempre da algo de miedo que se te caiga y acabes con alguna grieta o algo peor.

Las conexiones en el Hidizs están repartidas tal que así: en la parte superior encontramos la salida de auriculares y la de línea, acompañados en el extremo izquierdo por el botón de encendido y apagado; el lateral derecho tiene tan solo el botón de bloqueo, mientras que el izquierdo lleva un botón para el chip SRC, que explicaré más adelante, y un botón de acceso directo a la ecualización; la parte inferior cuenta con el puerto microUSB, la ranura microSD, una salida y una entrada coaxial, de forma separada. En el frontal, a parte de los botones de control en menú/pausa y pase de canciones, que explicaré más a fondo en el manejo, tiene también un botón para ir hacia atrás y dos botones para el volumen.

Manejabilidad

Los menús del AP100 son absolutamente sencillos y minimalistas, más todavía que los del iBasso, con una interfaz clara y sin ningún tipo de florituras, llegando a recordarme a las páginas web de los años 90 o principios del siglo XXI, si me pongo imaginativo.

Comparativa Comparativa

El panel de botones es bastante curioso: tiene botones dedicados no sólo para pasar de canción, si no también para navegar hacia delante o atrás dentro del propio tema, cosa que haces en el resto de reproductores manteniendo pulsado estos primeros. Dentro de lo que son los menús se podría pensar que servirían para avanzar o retroceder entre categorías, pero en realidad de lo primero te encargas con el botón central, que es el de pausa/reanudar y al mismo tiempo OK, como suele ser costumbre, y de lo segundo con un botón dedicado exclusivamente a volver hacia atrás.

Su manejo no resulta confuso a pesar de esto, ya que como decía su interfaz es muy austera y simplista, pero a uno le hace pensar si realmente era necesaria esta configuración de botones para una navegación tan simple. Aunque tal vez la pregunta debería ser si no sería posible hacer una interfaz mucho más completa y eficiente haciendo uso de los cuatro botones direccionales y el central del que se dispone.

Sea como sea, no resulta un problema a la hora de navegar por menús ni de reproducir música, al contrario, la forma de los botones y su distribución lo hacen muy cómodo. El único problema que le veo es el lugar en el que están posicionados los botones de volumen, ya que muchas veces me he ido a subirlo o bajarlo pulsando los del lateral izquierdo en vez de los frontales… Cambias ambas parejas de botones de lugar, y se hace casi perfecto.

Funcionalidad y respuesta

Al igual que ocurre con los FiiO, el Hidizs detecta si has quitado los auriculares y se pausa automáticamente en el momento en el que lo haces, aunque sin embargo en ocasiones me ha surgido un fallo con el que al quitarlos y volver a ponerlos, si reanudaba la canción no sonaba nada hasta que cambiaba de pista. Siendo un reproductor reciente, en siguientes revisiones del firmware estas cosas deberían solventarse, pero por ahora es lo que tiene.

Al igual que ocurre con el iBasso, puedes cambiar el volumen de la salida de línea, y por el contrario, al revés que en los anteriores reproductores, no he notado ningún sonido al encender o apagar el aparato, aunque sí que se nota un poco de ruído de fondo (hiss) con auriculares muy sensibles: tuve que ponerme los VC1000 y fijarme mucho, habiendo pausado recientemente una canción. Si es nada más encender el reproductor este ruído no existe, o lo que es lo mismo: sólo ocurre cuando el amplificador del aparato está en marcha pero sin reproducir ninguna pista.

No es posible subir/bajar el volumen ni cambiar de canción sin que se encienda la pantalla, en cuanto tocas alguna tecla se ilumina, y cuando el bloqueo está activo no puedes realizar ninguna acción con los botones, lo único que consigues es que se encienda la pantalla y te salude con el símbolo de un bonito candado en pleno centro.

Algo que para mí es un gran hándicap y espero que en futuras revisiones cambie es el gapless: no existe si no es con un .cue con su respectivo flac. Sin embargo, sí que es capaz de reconocer estos archivos como WAVE separados conforme hacen el FiiO X3 y el X5, así que no deja de ser frustrante que pueda reconocer las diferentes pistas de una canción pero sólo las reproduzca sin pausas entre sí cuando forman parte de un mismo archivo.

Comparativa

El AP100 sí que se enciende automáticamente al ser conectado por USB al PC, como ocurre con los FiiO, pero sin embargo no dispone de la capacidad ni de ser usado como USB DAC ni de conectarle una unidad de almacenamiento externo con la función USB OTG, al menos por el momento. En cuanto a su capacidad de respuesta, el AP100 es el más lento de los reproductores de la comparativa: le cuesta unos segundos abrir los archivos una vez los has seleccionado en el menú, o cuando pasas de canción, y también al pausar o reanudar una canción, aunque algo menos.

Un detalle que me ha gustado es que muestre toda la memoria a la vez, tanto la interna del reproductor como la de la tarjeta de memoria que le hayas metido, aunque no la ordena toda por igual, muestra en primer lugar las carpetas de la memoria interna y a continuación las de la memoria externa, en cada caso alfabéticamente. Es decir, que primero tendríamos carpetas de la A a la Z hasta la última de la memoria interna, y la siguiente carpeta es la primera de la A de la externa.

Cabe destacar, no obstante, que el Hidizs no presenta navegación por etiquetas de ningún tipo por el momento, es un reproductor en el que tan sólo se puede navegar por carpetas. A mí, personalmente, esto no me parece un problema ya que es conforme utilizo siempre mi música, pero para aquellos que justamente hagan lo contrario será un gran hándicap que tendrán muy en cuenta.

Otro detalle curioso es que es el único reproductor que muestra el % de carga al que se ha llegado mientras está conectado a un cargador USB (y se encuentra apagado). Hablando de la batería, Hidizs indica unas 10 horas aproximadamente de duración, y yo creo que es bastante acertado, dura ciertamente menos que en el caso del FiiO X3 y el iBasso DX50.

No he hablado hasta ahora de los ecualizadores de ningún reproductor porque directamente nunca los utilizo, pero en este caso es necesario hacer mención debido a los dos botones laterales que tiene el reproductor; las ecualizaciones son todas predefinidas excepto la opción “usuario”. El botón EQ lo que hace es que cada vez que lo pulses va cambiando entre una de las opciones de ecualización que tiene el reproductor, la mencionada “usuario” entre ellas, claro, y hasta que no hayas pasado por todas no volverá a “genérico”, que es el modo sin ecualización. Personalmente, me han parecido todas nefastas, haciendo que el gran sonido que tiene el Hidizs se convierta en un sinsentido, simplemente horribles.

El otro botón, SRC, hace uso de un chip dedicado exclusivamente a la función de reconvertir los archivos a la resolución que se quiera: si tienes un archivo a 16 bits y 44 Khz lo puedes ir pasando por cualquier otra resolución (16/96, 24/88, 24/96…). En este caso no he visto que destroce el sonido, prácticamente no notaba diferencia alguna, aunque en alguna ocasión (no se si por sugestión) me ha parecido que hacía el sonido un poco artificial, y como no soy amigo de los adulterados, excepto para probarlo por curiosidad, no le he vuelto a dar uso alguno.

Sonido

El sonido del Hidizs AP100 al principio se puede hacer bastante “raro”, porque la verdad es que es atípico. Tiene una escena enorme, superior a la de los reproductores que vimos en la anterior entrega; según lo que me ha parecido, el segundo con más escena de toda la comparativa, aunque a veces se hace un poco “extraña”, es como si diese mucha espacialidad a costa de perder un poco de información en los agudos más agudos y en los graves más graves, no sabría muy bien cómo describirlo.

En el tema Alma Mater de Alice Cooper, por ejemplo, la escena es más amplia que en los tres reproductores de los que hemos hablado hasta ahora, incluso superior a la del DX90, y las voces parecen más adelantadas, pero al mismo tiempo se nota menos que en el DX90 que en varias partes de la canción hay dos voces haciendo exactamente la misma parte con el mismo tono, y que una de ellas lo hace con un efecto a través de un megáfono. También cuesta menos seguir una línea de la guitarra que hay al fondo en ciertas partes, pero a la vez parece menos definida, no se notan tanto qué cuerdas se están pulsando o la digitación del guitarrista, ni las notas que hace justo al final del arpegio.

La harmónica y los coros están más presentes, como si la separación de canales fuese mucho mejor y se separasen más cada uno hacia su lado, pero sin embargo la batería no tiene ni el mismo impacto ni la misma nitidez, etc., etc.

En el tema The Moon es curioso notar cómo la voz de Patricia Barber tiene más eco o reverberación, por ejemplo, le da una sensación más íntima y al mismo tiempo le otorga más misterio a la canción, lo que la hace muy agradable de escuchar, pero sin embargo el contrabajo parece que no llegue tan profundo… definitivamente, es un reproductor de contrastes.

En resumen, la sensación que me ha dado el Hidizs es que tiene un detalle y definición mejor que el FiiO X3 y el iBasso DX50, con una respuesta que hace ligero énfasis en las frecuencias medias y dando en ellas una claridad excelente, pero sin embargo que falla un poco en los extremos, y que al mismo tiempo tiene mucha más escena y mejor separación de canales, un sonido muy abierto, pero parece perderse algo de detalle o naturalidad en ciertos sonidos. Si se me permite la analogía, es como si el resto de reproductores tuviese un sonido más parecido al “aire”, mientras que este se acerca más al “agua”.

En general el sonido me parece que está en un nivel similar al del iBasso DX90 y el FiiO X5, situándose tal vez en un un punto intermedio entre estos y los repros que ya hemos mencionado, aunque más cercano a los que veremos a continuación en todo caso.

Sobre la potencia, el Hidizs cumple bastante bien, aunque es el menos potente de los tres que veremos en esta parte de la comparativa. Con los SoundMAGIC HP200 usados para esta comparativa, por ejemplo, se defendían muy bien, aunque ya había que subir el volumen a niveles más cercanos al máximo si la grabación tenía un nivel bajo. Para auriculares como estos o inferiores no debería tener problemas, aunque quizá los más exigentes o los que escuchen música a un nivel muy alto no queden del todo satisfechos con el volumen que puede dar este aparato con auriculares que requieren más.

Conclusiones

El Hidizs, como decía, es un reproductor de contrastes: ofrece un sonido muy bueno, superior a los reproductores que salieron en la primera comparativa desde mi punto de vista, aunque éste es un poco desigual, con énfasis en los medios (voces, guitarras, etc.), y dejando para ello de lado mínimamente “un algo” en el resto del espectro sonoro.

El manejo es bueno, rápido y sencillo, pero sólo se puede hacer por carpetas, y además no dispone de gapless real por el momento.

Aquel que quiera tener un sonido con un nivel por encima del del X3 o el DX50, a un nivel parecido al del DX90 o X5, pero sin pagar tanto por ello como lo que cuestan estos, encontrará seguramente en este reproductor lo que busca, siempre que sus carencias no sean determinantes para él.

Por 270€, es una alternativa a tener en cuenta a la hora de pensar en reproductores con un sonido superior.

iBasso DX90

Comparativa

Construcción y presentación

La presentación del DX90 es idéntica a la del DX50, y no sólo son la caja y el empaquetado lo que comparten. Y sí, aunque en la foto no aparezca, el DX90 tiene una cinta de cartulina con el nombre del reproductor, pero esta unidad refurbished que he utilizado para la prueba venía sin, así que tendréis que tomar mi palabra por válida y punto. Se siente.

Comparativa Comparativa

La única diferencia que existe entre los accesorios que trae el DX90 y el DX50 es un cable al que llaman “Burn-in cable”. Personalmente no creo que exista diferencia entre empezar a usar tu reproductor desde que lo sacas de la caja y sacarlo y empezar a darle horas y horas  con un cable enganchado a la salida de auriculares y lo veo como una simple estrategia de marketing.

En cuanto a construcción, poco más hay que añadir que no se haya dicho ya cuando hablamos del DX50: el exterior es idéntico, y lo único que cambia es que los conectores jack para auriculares, salida de línea y coaxial son de mejor calidad, más gruesos y robustos. Por lo demás, el exterior del DX90 y del DX50 es indistinguible.

Manejabilidad

Al igual que ocurre con el empaquetado y la construcción de ambos iBasso, el manejo es exactamente igual entre ambos reproductores, con la misma interfaz y las mismas posibilidades. Lo único que cambia es el fondo de pantalla, pero nada más. El DX90 es un poco más rápido al encenderse, apagarse, y pasar de canciones, pero estando ambos actualizados a la última versión del firmware las diferencias son mínimas.

Comparativa

Funcionalidades

Una vez más, el DX90 funciona prácticamente igual que el DX50.

He notado que sólo hay un *pop* al encender el reproductor pero no al apagarlo, y que además sólo ocurre cuando la ganancia está al máximo, no así si está en ganancia media o baja. Sigue sin haber nada de hiss, con un fondo negro de verdad.

Al igual que ocurre con el DX50, si tienes puesto el bloqueo por más que pulses teclas no ocurre nada, excepto si le das a la tecla de encendido/apagado, en cuyo caso un símbolo con un candado aparece en pantalla durante unos 60 segundos.

Sigue sin leer los .cue al navegar por carpetas pero sí los reconoce en navegación por etiquetas, y las carátulas de los discos, aunque se ven un poco mejor debido a un ligero mayor contraste de pantalla siguen sin apreciarse a penas, lo cual es una lástima.

Comparativa

Algo que se me olvidó mencionar con el DX50 y que ocurre igual en el DX90 es que al avanzar rápido por una canción con la tecla física esta se oye a saltos, al contrario que en los FiiO o el Hidizs, que sigue reproduciendo la canción hasta que dejas de avanzar. Con la pantalla táctil, si pulsamos en un punto concreto de la canción pasará directamente a esa parte, aunque resulta un poco complicado ir exactamente al punto que deseamos. Si está en pausa, pasará a ese punto pero irá avanzando el temporizador poco a poco en silencio, por si queríamos ir a un punto más avanzado pero no hemos podido seleccionarlo bien.

Por último, la mayor diferencia es la duración de la batería, unas 7-8 horas tan solo. Le pasa factura tener tantísima potencia en el sonido.

Sonido

Hablando de sonido, el DX90 está claramente por encima del DX50, aquí es donde radica la mayor y casi única diferencia. El perfil es similar: equilibrado, sin destacar ninguna frecuencia por encima de las demás, pero en el caso del hermanito mayor el nivel de detalle y la escena aumentan, además de ser un poco más enérgico, un punto más de pegada, seguramente porque ahora los graves y agudos llegan más lejos.

En Money for Nothing por ejemplo el sintetizador que se oye sobre el minuto 4:30 se aprecia con una claridad y detalle bastante más marcados que en el DX50, y en general las guitarras tienen más información, es más fácil diferenciar qué nota se está tocando en cada momento, el sonido de rasgar la cuerda… los pequeños detalles, en definitiva, están más claros. Lo mismo ocurre con el tema de Queen, los coros y las voces tienen más definición, es más fácil identificar qué ha cantado Roger Taylor, qué Freddie Mercury y qué Brian May cuando suenan coros con los tres miembros de la banda al unísono; la línea de bajo es más distinguible y el bombo de la batería es más contundente, tiene más fuerza e impacto, lo que da una sensación más natural en el sonido.

Es en definitiva un sonido más rico que el del iBasso DX50 o el del FiiO X3, un paso por encima.

Si hablamos de potencia, el DX90 es una auténtica bestia parda, superado a penas por el FiiO X5 y más ampliamente por el X3. Es capaz de mover “a pelo” auriculares como los Sennheiser HD800, AKG 701 o incluso unos LCD 2 por ejemplo, aunque con estos últimos no lo hace con la misma soltura que un amplificador potente de sobre mesa. En este aspecto es impresionante.

Conclusiones

Por 350€ está claro que no es un reproductor que está pensado para un público tan mayoritario como el de los reproductores de la anterior comparativa, aunque sigue quedando muy lejos de los más de 700 del iBasso DX100, y sin embargo su nivel de detalle y claridad no queda tan lejos. Escuchar este repro con los SoundMagic HP200 es una auténtica gozada, y sorprende que se haya podido hacer algo tan potente y con tan buen sonido en el mismo tamaño y forma que el DX50.

Aquel que quiera un sonido de altísima calidad, acercándose lo máximo posible a los mejores reproductores de audio que hay (y no solo hablo de portátiles) pero sin renunciar a nada de lo que ofrece el DX50 quedará absolutamente maravillado con este reproductor.

FiiO X5

Comparativa

 

Atención: el FiiO X5 ha sido sustituido por el nuevo FiiO X5II, un modelo que mejora en todo y que trae numerosas novedades, además de una mejora en tamaño y portabilidad.

Construcción y presentación

La presentación del X5 sigue también la estela del su antecesor, como ocurre con el DX90: una caja con los mismos motivos, aunque en este caso cambiando la imagen además del nombre, por motivos obvios, y resultando claramente identificable, una vez más.

Comparativa Comparativa

El X5, sin embargo, no se contenta con tan sólo repetir los andares del X3, si no que quiere llevarlo todo más allá: muestra de ello es la gran cantidad de accesorios que vienen incluídos con el reproductor, más que en cualquiera de los otros que hemos visto: además de los típicos cables microUSB y adaptador coaxial, los protectores de pantalla y la funda, el X5 añade un cable OTG para usarlo con estas funcionalidades, un lector USB de tarjetas microSD y unos “tapones” para las 3 salidas jack 3’5 que tiene el X5, de modo que podamos ponerlos en ellas mientras no las estemos usando, para evitar que le entre polvo, etc.

Al sacar el X5 de la caja vemos que es grande, más grande que cualquiera de los otros reproductores de los que hemos hablado: unos 114 mm de alto, 68 de ancho, y casi 16 de grosor; y no sólo es grande, también es más pesado que los otros, con unos 200 g. aproximadamente.

Actualización: el nuevo FiiO X5II mejora el tamaño y peso: 109 x 63.5 x 15.3mm y 165 gr.

Al igual que el X3, está construído prácticamente en su totalidad de una pieza de aluminio: el tacto es sólido, muy sólido, da la sensación de que si utilizas esto como arma contundente el que lo reciba puede salir muy mal parado… y el reproductor seguirá intacto. Sólo echo en falta que en los FiiO la batería fuese reemplazable, como ocurre en los iBasso.

En cuanto a conectividades, el X5 tiene los 3 jacks (salida de auriculares, salida de línea y salida coaxial) en el superior, acompañados del botón de reset y el de apagado/encendido; en el lateral derecho no tiene absolutamente nada, mientras que el izquierdo cuenta sólo con los botones dedicados al volumen; la parte inferior cuenta con el puerto microUSB y una de las grandes bazas de este reproductor: los dos puertos microSD. Cabe destacar que de por si el reproductor no cuenta con ningún tipo de memoria interna, lo cual obliga al uso de tarjetas sí o sí, pero los 8 Gb de memoria interna con los que cuentan el resto de reproductores no son mucho espacio para la mayoría de la gente que se compra un reproductor de audio, por lo que el uso de tarjetas de memoria será también algo indispensable en el resto de casos. Teniendo en cuenta esto, la posibilidad de tener hasta 256 Gb de almacenaje metidos en el propio reproductor es algo muy notorio.

Por último, en la parte frontal, a parte de la pantalla de 400×360 de resolución, mayor que la del resto de aparatos que hemos visto, tiene el disco giratorio, el botón central de pausa/reanudación y los cuatro botones alrededor de la rueda.

Manejabilidad

La interfaz del X5 está muy por encima de la del X3, en este aspecto FiiO supo reconocer sus fallos y empezó de cero completamente, consiguiendo un resultado fantástico.

Comparativa

Cuando giras la rueda central los iconos de la interfaz giran al unísono, indicando las diferentes opciones (“Directorio”, “favoritos”, “listas de reproducción”, “ahora suena”, “ecualizador”, “opciones de reproducción”…), y con el botón central seleccionamos aquella que en ese momento esté marcada. El botón superior derecho nos hace volver hacia atrás, el izquierdo actúa como un botón de acceso rápido/opciones avanzadas, y los dos de abajo sirven para avanzar/retroceder canción; el botón central, además, sirve como botón de pausa/reanudación mientras no se esté dentro de un menú.

Los botones responden muy bien, aunque la primera toma de contacto puede no ser del todo intuitiva ya que no hay ningún indicador de qué hace cada botón, algo que FiiO ha solventado con el reciente X1. Aún así, una vez sabes qué hace cada botón se queda muy fácilmente memorizado qué hay que hacer, a mí no me costó más que un par de intentos hacerme al control. Lo único que he visto mejorable es la rueda, que a veces va un poco más suelta de lo deseable y hace que te pases de largo lo que querías.

Actualización: El FiiO X5II ya indica en la botonera qué función tiene cada botón, además de mejorar mucho la respuesta de estos botones y de la rueda.

El botón de opciones avanzadas es todo un acierto, mientras se está navegando por carpetas te permite cambiar entre las diferentes memorias (las dos tarjetas o el dispositivo OTG que hayamos conectado, por ejemplo), y si es por etiquetas permite cambiar de categoría (artista, álbum, género, listas de reproducción o todas las canciones); al estar en el menú principal nos lleva directamente a opciones, en favoritos nos deja añadir o borrar canciones, y al estar reproduciendo una canción nos permite añadirla como favoritos, crear una lista de reproducción, seleccionar el método de reproducción o eliminar dicha canción.

Funcionalidades

Al igual que ocurre con el X3, el Fiio X5 se pausa al quitarle los auriculares y lee inmediatamente las tarjetas SD que insertas, pudiendo ir tú a posteriori a opciones y hacer una actualización de la biblioteca musical si así lo deseas. Además, me ha sorprendido la increíble rapidez con la que hace una búsqueda completa en una tarjeta de 64 Gb repleta, a penas ha tardado un minuto en leerla y tener toda la biblioteca ordenada, en este sentido está muy por encima del X3 y sobre todo de los iBasso.

No he notado ningún *pop* al encender ni al apagar el aparato, ni tampoco ningún tipo de ruído de fondo, es completamente silencioso le conecte los auriculares que le conecte… siempre que no esté reproduciendo música, por supuester, eso sería preocupante.

Las carátulas de los discos se ven de lujo en la pantalla del X5, no sólo por la mayor resolución con respecto al resto de reproductores, si no porque ocupa toda la imagen y el formato de la misma es casi perfecto para que encajen correctamente en ella, aunque es una lástima que se coma un poco de información en la parte inferior y que la interfaz de reproducción se superponga encima y tape parte del dibujo.

Comparativa

Otra opción que me ha gustado son los 3 modos de bloqueo que tiene: utilizar sólo las teclas de volumen, teclas de volumen + pausa o teclas de volumen + pausa + teclas de cambiar de canción. En todos los modos, mantener las teclas de volumen mientras la pantalla está bloqueada hará la función de cambiar de canción, en vez de subir o bajar el volumen de forma rápida. Es una lástima que no exista la opción de cambiar esta opción cuando seleccionas uno de los dos modos “avanzados”.

Además de la función DAC USB, el X5 incluye la opción USB OTG de la que ya disponían los iBasso pero de la que carece el X3, aunque al igual que ocurría con este al conectar el reproductor mientras está apagado a un puerto USB del PC se encenderá directamente y una vez desconectado se apagará, para poder pasar canciones y cargar batería pero no tener que molestarse en encenderlo para cambiar la biblioteca musical.

El reproductor responde en todo momento con una gran rapidez, tanto al pasar de canciones o elegir un nuevo tema como al pausar y reiniciar, añadir temas a favoritos o lo que sea; un 10 en este aspecto.

Sin embargo, el X5 tiene algo que me saca de mis casillas, que me enerva hasta límites insospechados y que me hace clamar al cielo como si mi vida dependiese de ello…

….y son esos %”7xzAVsbTsjaGrmpfgGhHhrrrghh protectores que tiene para cubrir las ranuras microSD!!!! ¡¡AGH!!

¡Son desesperantes! Tal vez si se tienen las uñas largas no sean un problema tan grande, pero a mí, con mis dedos de casi 2 cm de grosor, me es prácticamente imposible abrir los protectores sin la ayuda de un punzón o alguna pieza fina que haga de palanca.

Entiendo que se quieran proteger las ranuras microSD, pero una solución parecida a los tapones de las conexiones superiores o una pestañita metálica habrían sido una opción mucho mejor. Una vez los he abierto, me he arrepentido horrores de haber cerrado otra vez uno de ellos por error, y desde entonces me he asegurado en todo momento de dejarlos abiertos, por lo que su función no se ha cumplido en absoluto.

Actualización: Con la llegada del FiiO X5II mis plegarias fueron escuchadas, ya que se deshicieron de las tapas de plástico que cubren las ranuras microSD, y ahora añadir, quitar o cambiar tarjetas es lo más sencillo del mundo. ¡Hurra!

En cuanto a la duración de la batería, de 3700 mAh, Fiio asegura una vez más que sobrepasa las 10 horas, y yo creo que no andan muy desencaminado, estando entre las 10-12 por lo que he podido ver, incluso más.

Sonido

El sonido del X5 es, en una palabra, espectacular. A mí parecer es el más detallado y con más escena de todos los de esta comparativa, cerca del DX90 pero un punto por encima en detalle, y otro tanto con la escena en comparación al Hidizs. Es un sonido muy analítico, pero sin ser frío, y que llega “muy arriba” en agudos y “muy abajo” en graves. A algunas personas quizás pueda parecerle áspero, al tener tanto detalle en los agudos, pero aquellos que busquen el sonido más fidedigno y cercano a la realidad creo que con el X5 estarán absolutamente encantados.

El DX90 tiene en algunos aspectos más impacto, al ser algo más enérgico, en ocasiones me ha dado la sensación de que tenía el bajo algo más presente, pero la escena y detalle del X5 a mí me hacen disfrutar más de la música. En el tercer movimiento de la Sonata Claro de Luna de Beethoven, cada vez que se llega a las notas más altas el impacto y fuerza con el que llegan es superior, se nota perfectamente cómo clava las teclas y sale todo el sonido, llegando arriba y más arriba, y al mismo tiempo las notas bajas de la mano izquierda están más separadas, son más rápidas. También se nota mejor cuando se pulsan dos teclas simultáneas o prácticamente a la vez.

Las guitarras en el tema Alma Mater o en The Prophet’s Song se convierten en un absoluta delicia, captando todo el detalle, sintiendo cómo las cuerdas se mueven y son rasgadas. En el tema de Queen, por ejemplo, justo al final, la guitarra de Brian May junto al koto que lo acompaña hacen un juego de contrastes que con el DX90 se pierde un poco, no consigo distinguir de forma tan clara cada uno de los movimientos que hacen los dedos en las cuerdas de los instrumentos. Volviendo al tema de Alice Cooper, la batería que va in cescendo hacia el minuto 3:00 es simplemente perfecta, la definición y sonoridad de los golpes es maravillosa, cada uno de ellos se percibe conforme debe ser, mientras que en el reproductor de iBasso los últimos golpes suenan algo más parecidos a los anteriores, les falta una chispa para conseguir llegar a ese nivel. Insisto sin embargo una vez más en que para algunos puede ser un sonido un poco más áspero de lo que pueden soportar: combinando el X5 con los VC1000, los platillos de la batería en Prophet’s Song hay momentos en los que son muy fuertes, al borde de causarme molestias.

Justice aquí es un verdadero espectáculo, todos los efectos del sintetizador cobran un nuevo significado, tienen una especie de “gorgojeo” electrónico que no noto tan claramente con los anteriores. No es una diferencia abismal, ojo, pero es una diferencia, suficiente para pasar de un 9.5 a un 10.

Superstition de Stevie Wonder también alcanza una sonoridad apabullante, cada instrumento juega su papel con un detalle y un timbre magníficos, todo muy natural, y la voz de Stevie está perfecta en todo momento: aguda pero suave cuando le toca, y se desmadra hasta el infinito cuando lanza ese grito mezcla de falsete y voz de cabeza.

En Money for Nothing el inicio tiene un mejor tratado de las dinámicas, como va subiendo todo y acaba con el sintetizador allí en Neptuno o Plutón no tiene precio.

Vamos, que como estáis viendo, no me ha gustado nada de nada, lo he aborrecido cosa mala.

En cuanto a potencia, el FiiO X5 es algo superior al DX90, tan solo superado en esta comparativa precisamente por su hermano pequeño, el FiiO X3. No veo que tenga problemas para mover unos Hifiman HE-400, LCD2 o AKG 701.

FiiO dice que el X5 empuja 460mW a 16Ω, 255 a 32 y sólo 28 a 300Ω. Teniendo en cuenta que empuja menos que el FiiO X3 pero que la diferencia tampoco es abrumadora, me parecen unos datos bastante fieles a la realidad.

Conclusiones

El FiiO X5 es un reproductor con un sonido increíble y un manejo muy bueno. Aquellos que se sientan molestos llevando encima un aparato de metal relativamente grande y de unos 200 g. seguramente no estén cómodos con él, pero aquellos a los que no les importe y busquen llevar encima el sonido más detallado, claro y con mejor escena que 350€ puede ofrecer están de enhorabuena.

Sin embargo, los más sensibles a los agudos o los que no busquen un sonido analítico, si no más bien enérgico sin perder más que un poco de detalle, seguramente estén más contentos con el DX90 o el Hidizs.

¡Y aquí acaba esta segunda parte, nos vemos en la siguiente entrega!

No se olviden de reír, y etc. etc. para todos.

About the author

Miguel Ángel

View all posts

21 Comments

    • El cable “burn-in” en teoría se supone que es para hacerle el “rodaje” al reproductor: dejarlo conectado al aparato, tenerlo reproduciendo archivos varias horas y tal.

      Personalmente, como digo en el artículo, no creo que esto del rodaje vaya más allá del “rodaje de oídos” (acostumbrarse al sonido a medida que vamos utilizando el aparato), o como mucho las primeras horas de uso en auriculares por cuestión de ablandamiento de almohadillas y similares.

      ¡Un saludo!

  • Antes que nada toda tu descripcion me ayudo a decidir cual comprar, me fui por el Fiio x5 con un E12a, mi pregunta seria si este esta muy lejos del AK120 de ASTELL? ya que lo eh encontrado en 500 dlls y no se si merece la pena comprarlo, tu que piensas?

    • Por desgracia ni idea, ya que no he podido probar ninguno de los Astell & Kern que ha fabricado iRiver.

      Si tuviese que aventurarme a decir sí o sí algo al respecto por pura especulación diría que no, no creo que ande muy lejos, seguramente de sonido estén a la par, pero lo dicho, es pura especulación sin fundamento. En comentarios de gente veo muchas opiniones contradictorias sobre los AK120 y AK240 en cuanto a calidad de sonido, así que tampoco te sabría decir nada basado en ello, ya que parece más bien una lotería.

      ¡Un saludo, y a disfrutar de la genial pareja que hacen el X5 con el E12A!

    • Lo dudo, no lo he podido probar, pero lo dudo. En principio no le harían falta drivers con IOS, pero por lo que he visto la compatibilidad de los iPhone más allá de los DAC pensados para ser utilizados como tal de forma más específica es bastante baja.

      Para este caso, lo mejor sigue siendo algo como lo que decíamos en el anterior comentario, uno de los FiiO (Q1, E17K, E18…) o un iFi Nano iDSD, entre otros.

  • mi estimado una consulta en calidad de sonido que diferencia hay entre fiio x3 ii con el fiio x5 ii, para ver si me animo a renovarlo, para escuchar mp3 y flac con uns shure se846 y se535

  • Estimado muchas gracias por tu respuesta en ese orden de ideas tambien voy adquirir un amplificador para iem es decir el fiio e12A mi consulta es el ampli en mi fiio x3 mejorara la calidad de audio. Y que es mejor para mejorar la calidad de audio migrar a x5 o ponerle el ampli e12a a mo fiio x3. O como tercera opcion comprar x5 y ponerle el amplificador . En tu comparariva refieres que x5 se escucha con mas presencia las guitarras. Y seria lo buscado sentir mas presencia de los instrumentos. Escucho pop. Rock. Rock electronico como depeche mode guns and roses etc. gracias espero tus instruccioes

    • Buenas Andrés.

      Realmente, esta entrada que hice comparando los diferentes reproductores está un poco obsoleta en cuanto a lo que comento sobre calidad de audio, ya que he realizado más pruebas con posteridad y en todas ellas he sido incapaz de diferenciar la calidad sonora entre un FiiO X5 y un iBasso DX90, o incluso un FiiO X3II, siempre que fuera con volúmenes totalmente igualados. En cuanto tenga un tiempo estaría bien que pudiese actualizarlo.

      Dicho esto, el FiiO E12A tiene la ventaja de que presenta un fondo absolutamente negro en ganancia baja, por lo que no se oye ningún “hiss” de fondo, al igual que ocurre con el DX90. El FiiO X5 II juraría que también, pero ahora mismo no lo recuerdo a ciencia cierta.

      Técnicamente los nuevos FiiO (el X3 II y el X5 II) tienen unos datos que indican una mayor calidad de audio (menor distorsión, mejor separación, mejor relación señal/ruido, etc.), pero en la práctica no parece ser algo apreciable por el oído humano, o al menos no en circunstancias normales.

      En resumidas cuentas, yo cambiaría un X5 II si realmente quieres la doble ranura de memoria, mejor pantalla, su capacidad de hibernación, lectura de formatos como el DSD de forma nativa y todas las prestaciones mejores que tiene frente al X3, pero no puramente por sonido, ya que bajo mi experiencia no hay diferencia en esto. Si quieres un menor ruido de fondo (“hiss”), entonces puedes plantearte un FiiO X5 II o el E12A, dependiendo de qué te interese más, si las prestaciones extra del X5 II o el tener un amplificador extra que poder usar con el X3 y cualquier otro aparato con salida de línea.

      ¡Un saludo!

  • buenas una consulta, el uso de un amplificador e12A para iem (in ear) en un fiio x3 o x5 mejorara la calidad de sonido,? gracias espero sus instrucciones

    saludos

    Andres J.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *