Formatos de audio: ¿Qué son PCM, DSD y DXD?

Formatos de audio

Formatos de audio

 Formatos de audio

Hay una pregunta que es recurrente cuando tengo que hablar con clientes que se quieren comprar un nuevo DAC, reproductor de audio o algo relacionado con estos. Bueno, más bien es una serie de preguntas relacionadas: “¿Y este tiene DSD?”, “¿Con DSD se me oirá mejor?”, “Si pongo audio 24 bits obtendré más calidad, ¿verdad?”, “¿Por qué si me meto el dedo mojado en el oído y lo muevo suena como si estuviese frotando entre sí dos corchos de los que protegen los productos en las cajas?”.

Excepto la última, todas estas preguntas tienen que ver con el desconocimiento de qué son los formatos de audio y qué suponen. Vamos pues a ver una sencilla descripción de qué es eso del DSD y todas estas historias, de una forma sencilla, breve y amena.

Formatos de audio: ¿Qué es “PCM”?

 

 

digital_pcm

 

FLAC, WAV, Mp3, Ogg, AIFF, ALAC, AAC… Todos o varios de estos nombres os sonarán, y no son más que códecs con los que los archivos PCM son distribuidos. Es decir, cada vez que estamos usando un archivo Mp3, FLAC, AAC, etc., lo que estamos haciendo es utilizar un archivo de audio PCM, con un contenedor distinto. Con esto tenemos una muestra de lo expandido que está el audio en este tipo de formato: podríamos decir que es el formato de audio “por defecto”, o “el rey de los formatos de audio”, en cierto sentido.

formats

 

Los formatos de audio son un método (un esquema de codificación) para representar de forma digital las señales de audio analógico (de ahí la importancia de los DAC, como vimos). El formato PCM ha sido (y es) el estándar utilizado para esta función desde que se empezó a distribuir audio de forma digital, o lo que es lo mismo, desde que se dio el salto de vender discos en vinilo y casette a discos en formato CD.

Lectores de CD, reproductores de audio digital, ordenadores… prácticamente todo lo que hemos utilizado para reproducir música pero sin que esta proceda de un disco de vinilo o de un casette ha utilizado el formato PCM para ello.

Breve historia de los formatos de audio

No vamos a entrar a explicar cómo funcionan los archivos PCM ni a dar detalles técnicos sobre este asunto, una vez más la idea es intentar que se entienda de la forma más fácil y práctica posible qué es cada cosa y qué diferencias tienen o por qué son importantes.

Dentro de lo que es el formato PCM nos encontramos con archivos a 16, 24 y 32 bits, además de también otro factor al que se le llama “frecuencia de muestreo”, donde puede ser 44.1, 48, 88.2, 96, 192 KHz, etc. En otra entrada nos encargaremos de explicar qué significan estos datos y qué suponen para el usuario; por ahora, como he dicho, nos vamos a centrar en qué son los diferentes formatos de audio y qué suponen para nosotros.

 

Formatos de audio: Entonces, ¿qué es “DSD”?

 

dsd

DSD (Direct-Stream Digital) es otro de los formatos de audio digital que existen. Surgió de un acuerdo entre Sony y Philips, como tecnología que se utilizaría en los SACD (Super Audio CD), siendo un formato relativamente actual si lo comparamos con el tiempo que lleva PCM instaurado como estándar del audio digital.

Antes de nada, cabe decir que en la práctica lo que nos interesa es que según varios estudios y pruebas ciegas, no hay diferencia audible entre un PCM y un DSD de la misma fuente (grabación/pista) y calidad.

¿Entonces, por qué nos interesa tener archivos DSD o discos SACD?

Bueno, por un lado porque a pesar de todo en varias ocasiones lo que ocurre es que se han utilizado mejores grabaciones para estas ediciones del disco que en su contrapartida en CD o a través de alguna distribución puramente digital. Cojamos el ejemplo del disco Kind of Blue de Miles Davis, que cuenta con una edición SACD que es simplemente una gozada, considerada por muchos como una de las mejores grabaciones mejor hechas, masterizada directamente en DSD.

 

51-3mZPmA3L

 

Por otro lado, si tenemos archivos DSD y nuestro DAC no lee este tipo de archivos (o no lo hace de forma nativa), va a tener que hacerse una reconversión de este a PCM, ya sea por parte de un programa externo o el propio aparato, y por tanto habrá pérdidas, así que se nos oirá distinto a como debería ser, seguramente peor que su contrapartida PCM, por lo que salimos perdiendo.

No tienes por qué tener archivos DSD en tu disco duro y tal vez esto por tanto no te interese, claro, pero en caso de que quieras (o tengas) justamente ESA versión del disco que sólo fue editada en SACD, o que sólo hayas encontrado ese disco que buscabas en DSD, vas a necesitar que el DAC con el que lo utilices lea de forma nativa este tipo de formatos de audio para poder reproducirlos sin pérdidas.

Hoy en día hay cada vez más aparatos que reproducen este tipo de archivos: cualquier lector de SACD o varios reproductores de audio y DACs del mercado lo hacen desde hace tiempo o recientemente, aunque sigue sin estar tan extendido como el PCM. Por otro lado, también existen gran cantidad de discos híbridos que contienen una capa de CD tradicional (con sus archivos PCM) y otra capa con SACD (con sus archivos DSD).

SACD_disc_types2

 

Otra de las ventajas de los SACD (y DVD-Audio) es a posibilidad de contar con audio 5.1, cosa imposible con las grabaciones de CD convencional, limitadas a estéreo. Muchos de los discos híbridos del mercado cuentan con la versión DSD en 5.1 y la versión PCM 2.0, es decir, estéreo.

 

Formatos de audio: Vale, ¿y entonces qué es “DXD”?

 

121014-DXDLogo-600

 

DXD (Digital eXtreme Definition) es un formato que surgió como respuesta a la imposibilidad de editar archivos DSD de forma eficaz en la etapa de masterización, debido a sus características, diferentes a lo necesario para los métodos de edición existentes en aquel entonces, pensados para PCM. De hecho, en realidad los archivos DXD son archivos PCM, concretamente PCM a 24 bits / 352.8 KHz, y se hicieron para ofrecer estas herramientas de edición que había para los archivos PCM y que no servían para los archivos DSD, pero con la peculiaridad de que una vez estas herramientas se habían utilizado uno podía convertir con soltura estos DXD a DSD, evitando tener que estar reconvirtiendo a cada paso.

En la práctica pues es un archivo PCM pero renombrado por la misma asociación entre Sony y Philips que tuvo lugar para el nacimiento del DSD.

PCM_DSD_DXD

No hay tantos aparatos para uso casero que lean archivos DXD, aunque muchos de los que leen archivos DSD de forma nativa suelen incorporar también la capacidad para leer este formato de audi0. Por otro lado, al tratarse en realidad de un archivo PCM, aquellos aparatos que sean capaces de leer PCM 24 bits/352.8 KHz deberían ser capaces de leer este tipo de archivos, aunque al estar denominados bajo su propia categoría lo habitual es que den problemas cuando lo intentamos.

Realmente a nosotros para escuchar música esto nos importa más bien entre poco y nada, ya que como decíamos los archivos DXD están pensados para uso profesional, para edición y máster de grabaciones, pero aún así existe la venta de archivos digitales DXD, por lo que se podría dar el caso de necesitar reproducirlos. Por otro lado, para aquellos que se hayan organizado estudios semi-profesionales o pequeños espacios caseros para grabación/procesamiento de audio entonces sí puede ser interesante.

 

Entonces, para que me quede claro: ¿Por qué me deberían importar a mí los diferentes formatos de audio?

 

En resumidas cuentas, los diferentes formatos de audio no ofrecen mejor o peor calidad de sonido per se, si no que ofrece ciertas ventajas o desventajas a la hora de editar archivos o colocar en soportes físicos grabaciones de diferente naturaleza, y principalmente responden a necesidades o peculiaridades de los formatos físicos para los que fueron pensados y los momentos en los que fueron creados.

Para el que gusta de escuchar música, lo que le importará por una parte es que en algunos SACD nos encontramos con mejores grabaciones que su contrapartida en CD, y también que el proceso de convertir DSD a PCM puede provocar fallos por conversión, y por tanto no va a sonar igual que DSD nativo, el sonido se degrada, así que necesita algo que lo lea de forma nativa para evitarlo.

Para el que hace sus propias grabaciones o quiere empezar en el mundo de la edición del audio, tener la posibilidad de poder editar utilizando todos los formatos de audio en el proceso según la ocasión lo requiera es algo que ofrece una gran versatilidad y permite que no se le cierren puertas por ello.

Esto hace unos años podría ser un gran problema, pero hoy en día nos encontramos con productos como el FiiO X3 II o el iFi iDSD, entre muchos otros, los cuales cuentan con reproducción DSD nativa de forma estacionaria o portátil y sin tener que hablar de precios desorbitados, por lo que se tiene esta posibilidad al alcancer de la mayoría y ya no es algo exclusivo de aquel que pueda desprenderse de cantidades ingentes de billetes y monedas.

En conclusión, la ventaja de tener la seguridad de no preocuparse por si esto voy a poder reproducirlo o si va a sonar peor por no reproducirlo del todo bien, si no que se tiene la certeza de que contamos con un equipo que nos va a reproducir cualquiera de los formatos de audio que le echemos en cara, y de forma perfecta.

3 Responses to Formatos de audio: ¿Qué son PCM, DSD y DXD?

  1. sainzrull dice:

    Muy interesante lectura

  2. Nicolas Carrasco dice:

    Buen artículo! Gracias!

  3. Edward dice:

    Por fin lo entiendo !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies